Revelan vínculos de la influencia de Malinalco en la fundación de México-Tenochtitlán

Revelan el estrecho vínculo de la historia de Malinalco con la fundación de México-Tenochtitlán, al tiempo que la pugna entre Malinalxóchitl y Huitzilopochtli revelaría la lucha cósmica entre los seguidores de la adoración de la Luna y los del Sol, así lo indicó el doctor en historia Roberto Sandoval Zarauz, Investigador Titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) durante su participación en la presentación de la Segunda Edición del Festival Cultural de Malinalco -Primer Foro Cultural y Turístico del país con enfoque e identidad holística, de alta sustentabilidad y responsabilidad social- que se realizará del 9 al 16 de marzo próximo, y durante el cual los asistentes podrán visitar el sitio arqueológico mexica-tenochca del Cerro de los Ídolos o Texcaltepec, en Malinalco, y conocer más acerca de este importante centro prehispánico en la historia de México.

En su tesis titulada Malinalco en la fundación de México-Tenochtitlán, el doctor Sandoval Zarauz establece: “Malinalxóchitl es una deidad lunar, femenina, y Huitzilopochtli, su hermano, el dios solar, guerrero y masculino. La fundación del actual sitio arqueológico de Malinalco, en el cerro Texcaltepec, celebra la victoria del culto solar y el ascenso de los mexicas al poder”.

Malinalco en la fundación de México-Tenochtitlán añade también que en el siglo XIII llegaron al centro de México tribus provenientes del áspero norte: “eran los mexicas quienes, incitados por su dios Huitzilopochtli, habían partido de Aztlán en busca de un lugar para establecerse”, comentó el doctor Sandoval Zarauz.

“Los mexicas llegaron a Texcaltepec, actual cerro de ‘los ídolos’ o zona arqueológica del actual Malinalco. Con ellos venía Malinalxóchitl, hermana de Huitzilopochtli. Las fuentes mexicas hablan bastante mal de ella: dicen que era una hechicera poderosa que podía convertirse en animal y se valía de alimañas ponzoñosas para dañar a la gente. Así que los sacerdotes se quejaron ante Huitzilopochtli, quien esperó a que Malinalxóchitl estuviera dormida para dar la orden de abandonarla. Cuando Malinalxóchitl despertó, más enojada que triste, se dispuso a buscar otra tierra. Llegó a Texcaltepec, que ya estaba poblado, y no solo obtuvo permiso para quedarse ahí, sino que se casó con su gobernante, Chimalcuauhtli, o sea escudo del Águila. De este matrimonio nació Copil”, puntualiza Sandoval Zarauz.

Mientras Copil crecía en Malinalco, educado para leer las estrellas e interpretar el calendario adivinatorio, los mexicas llegaron a la laguna del actual Valle de México y, después de vagar por su orilla, se asentaron, por un tiempo, en Chapultepec. Aún cuando habían pasado años, Malinalxóchitl seguía lamentando la traición de su hermano, por lo que su hijo, convertido ya en un joven guerrero, decidió vengarla; se trasladó con sus tropas a la gran laguna del valle de México y se fortificó en el cerro del Peñón, pero le fue imposible vencer a la tribu protegida por su tío.

Al respecto, Malinalco en la fundación de México-Tenochtitlán da cuenta de que Huitzilopochtli, más fuerte y astuto, ordenó a sus sacerdotes acudir al Peñón, matar a Copil, arrancarle el corazón y llevárselo. Y cuando ya lo tuvo, mandó arrojarlo en el cañaveral en medio de la laguna. De este corazón creció el tunal donde años después se posó el águila que señalaría el lugar prometido a los mexicas a su salida a Aztlán.

“Como podemos apreciar, el mito revela el estrecho vínculo de la historia de Malinalco con la fundación de México-Tenochtitlán, al tiempo que la pugna entre Malinalxóchitl y Huitzilopochtli revelaría la lucha cósmica entre los seguidores de la adoración de la Luna y los del Sol. Malinalxóchitl es una deidad lunar, femenina, y Huitzilopochtli, su hermano, el dios solar, guerrero y masculino. La fundación del actual sitio arqueológico de Malinalco, en el cerro Texcaltepec celebra la victoria del culto solar y el ascenso de los mexicas al poder”, finaliza Roberto Sandoval Zarauz.
En este tenor, Mathias Dechelette, Presidente del Comité Organizador del Festival Cultural de Malinalco añade: “Malinalco es un Paraíso Histórico, Cultural, Turístico y Espiritual de México. Un Pueblo Mágico con mucho corazón que ofrece holística y sincretismo a favor del turismo y la cultura, el cual debe ocupar un lugar más destacado en México y a nivel mundial”.

El Festival Cultural de Malinalco contribuye al desarrollo turístico sustentable de Malinalco mediante la muestra de las expresiones artísticas y de las propuestas recreativas que se generan en este municipio. El Festival Cultural de Malinalco impulsa la creación y expresión cultural y artística de Malinalco, asimismo, impulsa al municipio como un centro turístico de alto valor y riqueza histórica, como un espacio recreativo y de alto nivel cultural.

El Festival Cultural de Malinalco genera fondos para obras malinalquenses de interés social, tales como el apoyo a los grupos más necesitados y/o vulnerables (discapacitados, niños y ancianos), apoyo a actividades educativas y culturales.

2015/01/img_5466-0.jpg

2015/01/img_5469.jpg

2015/01/img_5467-0.png

Anuncios