Miguel Ángel Buonarroti y Leonardo da Vinci, paradigmas de la cultura universal, juntos en el Museo del Palacio de Bellas Artes

Foto: Cortesía INBA

Foto: Cortesía INBA

Miguel Ángel Buonarroti y Leonardo da Vinci son dos grandes artistas del Renacimiento que, a través de sus delicados y magistrales trazos, nos permiten adentrarnos en la inspiración de la belleza humana y el más alto sentido estético, refirió la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, durante la inauguración de las muestras Miguel Ángel Buonarroti. Un artista entre dos mundos y Leonardo da Vinci y la idea de la belleza, la noche del jueves 25 de junio en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

En la ceremonia también estuvieron presentes el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa; el embajador de Italia en México, Alessandro Busacca; el director de la Biblioteca Real de Turín, Giovanni Saccani; el presidente de la Associazione Culturale MetaMorfosi, Pietro Folena; los curadores de la muestra Miguel Ángel Buonarroti, Francesco Buranelli y Luis Javier Cuesta; la presidenta de la Asociación de Amigos del Museo del Palacio de Bellas Artes, Gabriela Garza, y el director del recinto, Miguel Fernández.

“Con estas exposiciones, el Instituto Nacional de Bellas Artes reitera su compromiso de hacer llegar al público de México las grandes obras del arte universal”, expresó la directora general del INBA, antes de darle la palabra al embajador de Italia en México.

“Es un gran gusto y orgullo estar en este maravilloso recinto para celebrar la inauguración de esta doble exhibición, que se configura como la más completa que se haya realizado en América Latina sobre Miguel Ángel Buonarroti y Leonardo de Vinci, dos grandes maestros del Renacimiento. Nos llena de emoción ver lado a lado a dos genios del arte italiano, dos maestros universales, dos creadores con visiones diferentes sobre el arte y su ejecución; en cierta manera, dos rivales que, gracias a estar en competencia, desarrollaron aún más su potencial y regalaron a la humanidad obras de trascendencia incomparable”, afirmó Alessandro Busacca.

Estas exposiciones, agregó el embajador de Italia en México, son una “muestra de los lazos profundos entre México e Italia y corroboran una vez más el nivel alcanzado en la relación entre nuestros dos países, una amistad de largo tiempo que en los últimos años se ha visto más fortalecida en un campo cultural que vive una época dorada. Es precisamente en el ámbito de la cultura donde se aprecia la intensidad de la relación. El interés que ambos tenemos en profundizar en el conocimiento del patrimonio recíproco es testimonio de que nos une, y nos motiva a impulsar, en otros sectores, nuevos proyectos y nuevas formas de colaboración”.

Las dos muestras que se exhiben en el Museo del Palacio de Bellas Artes dan fe “de lo grande y fecundo que es nuestro intercambio. Y esto se da en un momento particularmente privilegiado, pues 2015 es el Año de Italia en América Latina, y esta doble exposición es lo más relevante que ocurre en este marco en México y en toda América Latina”, concluyó el embajador de Italia en México.

Durante su intervención, el presidente del Conaculta recordó que, desde su inauguración en 1934, por el Palacio de Bellas Artes han pasado todos los grandes nombres del arte universal, “todas las expresiones culturales de las distintas regiones del mundo, desde el arte antiguo hasta el contemporáneo, pero es un hecho inusitado que podamos recibir conjuntamente a Leonardo da Vinci y a Miguel Ángel Buonarroti en una muestra sin precedentes en nuestro país.

“Leonardo da Vinci y Miguel Ángel son los paradigmas de la cultura universal. Son los nombres que están en el imaginario colectivo, situados como las figuras en las que se destaca el talento, la creatividad y lo mejor del ser humano; hombres polifacéticos que lo mismo fueron escultores, pintores, poetas, que en el fondo, lo que los unía y los motivaba era su profunda curiosidad por el funcionamiento del universo y del cuerpo del hombre. Son, sin duda alguna, los artistas más destacados de uno de los momentos estelares de la humanidad: el Renacimiento, ese movimiento único que alcanzó su plenitud en Italia y concretamente en Florencia”, comentó Rafael Tovar y de Teresa.

“Estas exposiciones de dos artistas extraordinarios, pero de los que no se conservan tantas obras, las tenemos frente a nosotros, y esto será una oportunidad única para el público mexicano. Este tipo de posibilidades que se le abre a quien las visita, a quien las contempla, marcan su vida. Cuando alguna persona salga de aquí, algo habrá quedado en ella: una nueva pregunta, una nueva respuesta, una experiencia estética y, sobre todo, una curiosidad. Es por ello que hemos buscado tener un programa de exposiciones muy amplio que pueda responder realmente a esta inquietud.

Estas muestras pocas veces se podrán lograr así. Estas obras únicas del arte universal esperamos que sean apreciadas por decenas de miles de personas, quienes disfrutaremos, gozaremos y aprenderemos de estas obras maestras”, finalizó el presidente del Conaculta.

Miguel Ángel Buonarroti. Un artista entre dos mundos reúne 29 obras del creador florentino, así como 45 piezas de artistas que fueron cercanos a él, y estará abierta hasta el 27 de septiembre en la Sala Nacional del Museo del Palacio de Bellas Artes.

Asimismo, Leonardo da Vinci y la idea de la belleza explora la relación entre belleza y naturaleza a través de 11 obras originales del artista y cuatro piezas de su círculo, y permanecerá abierta al público hasta el 23 de agosto en la Sala Diego Rivera del recinto.

Anuncios